Bélgica dio un paso casi definitivo hacia el Mundial de Rusia 2018, y lo hizo con una goleada debastadora frente a Gibraltar, que cayó derrotada por 9-0, marcador donde destaca el golazo de chilena de Axel Witsel, expulsado después por una dura entrada.

Ya en el partido, se dio un regalo increíble del portero Deren Ibrahim, al que se le escapó el balón por debajo de las piernas tras un centro intranscendente, de Dris Mertens desde la izquierda. Cinco minutos después el marcador era ya de 3-0, anotación de Lukaku, tras centro de Meunier. Sin embargo, Bélgica no se quedó ahí. Al borde de la media hora, de nuevo con origen en la izquierda, Witsel conectó de chilena un pase de Mertens; en el 38, Lukaku hizo el 5-0, a centro de Meunier y en claro fuera de juego; Eden Hazard logró el 6-0.

Cuando marcó el media punta del Chelsea, su selección ya jugaba con diez, por la expulsión con roja directa de Witsel por una dura plancha en el centro del campo. Meunier sumó después el 7-0, a la hora de juego, y el 8-0, seis minutos después; un triplete personal que también consiguió Lukaku con el 9-0 de penalti en el minuto 84, la culminación de una goleada de récord de Bélgica, que igualó su mayor triunfo de la historia y que ya está a un pasito, un triunfo en Grecia, del Mundial 2018.