Siendo uno de los tres deportistas en el mundo con más de un billón de dólares entre su fortuna, Floyd Mayweather aprovechó al máximo su última pelea junto con los ingresos que le dejó e invirtió 25 millones en una lujosa mansión situada en Beverly Hills.

Junto a las que ya tiene en Miami y Las Vegas, su nuevo domicilio se destaca por las comodidades y amplitud de sus espacios dentro de los cuales se destaca su propia sala de cine de lujo con bar de snacks y capacidad para 50 personas.

La casa cuenta con un extenso lugar para invitados en la zona de la pileta, su propio gimnasio y cada habitación con autonomía propia, además de algún recuerdo o detalle alusivo a la carrera deportiva de Floyd en todos sus rincones.

Grabbing a few snacks before watching Sportscenter in my Beverly Hills Palace movie theatre, that comfortably seats 50 people.

A post shared by Floyd Mayweather (@floydmayweather) on

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here