Con muy poco público, Universidad Católica y Delfín empataron en un partido muy discreto. En esta ocasión, no hubo goles para gritarlos, ni gente que los grite, ya que apenas asistieron 300 hinchas al estadio Olímpico Atahualpa. De esta manera Delfín sigue en la punta del campeonato, y la Católica es su inmediato perseguidor.

En el juego, Católica salió siempre a proponer. Matías De Federico fue el jugador más incisivo del cuadro “camarata”, desbordando y colocando muy buenos pases para Jhon Cifuentes y Luis Miguel Escalada, que lucieron apagados y perdieron algunas oportunidades de gol. La ocasión más clara fue mediado el primer tiempo, cuando un gran jugada del “trencito azul” terminó al fondo de las mallas, pero que fue anulado por posición adelantada. El Delfín de la ciudad de Manta reaccionaba con ataques de la “Tuca” Ordóñez, pero que eran neutralizados por la defensa de Católica, destacando Robert Arboleda.

En la segunda etapa, la tónica se mantuvo, pero Delfín se atrevió un poquito más. Casi en el final del partido, también terminó una buena jugada en el fondo del arco de Católica, pero la historia se repetía, no se validó el gol por una posición adelantada. Jorge Célico demoró en los cambios, que de todas maneras no le dieron resultado. Mientras que Sanguinetti apostó al juego conservador y defensivo del Delfín, que le dio mejores resultados, ya que el equipo “cetáceo” se llevó un punto del Atahualpa.

Ambos equipos llegaban con un buen procedente, por lo que prometía ser un gran partido, realidad que no pasó. Católica había sumado cinco puntos mientras que Delfín tenía siete y el ánimo deportivo de haber derrotado a Liga en Casa Blanca. De esta manera la Católica suma seis puntos y Delfín ocho, manteniéndose los dos equipos en la parte alta de la tabla de posiciones de nuestro Campeonato de Fútbol. En la próxima fecha Católica jugará en Guayaquil ante River, y el Delfín viajará a Machala a enfrentar a Fuerza Amarilla.