El Manchester City de Pep Guardiola se medirá al Barcelona de nuevo en la Champions mañana, pero su rivalidad va más allá del campo de juego, llega al plano de los fichajes.

El último hombre en disputa podría ser Yerry Mina, por el que el Barcelona tiene una opción preferencial de compra. Le costaría nueve millones si la ejecuta esta temporada, diez si espera la siguiente y doce si espera hasta el 2019.

La opción preferencial de compra no vale de nada si el club inglés llegase a un acuerdo con el Palmeiras, club en el que milita Mina. Si el Manchester City superase esa oferta de nueve, diez o doce millones, se levantaría un fichaje al Barca, que ya se da por cerrado.