David lucero es periodista deportivo de Ecuador Tv, además de trabajar en radio “La redonda”. Menciona que la vocación de ser periodista deportivo viene prácticamente desde su niñez, el manejar un micrófono también a veces hasta para cantar o hablar en público. El tenis de mesa le ayudo a inclinarse posteriormente por el periodismo deportivo, lo cual marcó toda su vida en el deporte.

¿Cuál es el perfil que debe tener el periodista deportivo?
D.LUCERO: La formación académica es básica, aunque hasta hace poco no había especialidades en cuanto al periodismo. Espera que estas especialidades se puedan masificar. En las universidades se daban aspectos muy básicos en cuanto al manejo de micrófonos y desenvolvimiento. La realidad con la que uno se encuentra a fuera de la universidad es distinta y es necesaria la formación académica. El periodista para formarse completamente a ojos de Lucero necesita desenvolverse en tres ramas: prensa escrita, radio y televisión, “eso permite generar una base en conocimiento y experiencia”.

David lucero fue campeón nacional en tenis de mesa en los años 80, representando a su provincia de origen Carchi. Junto a su hermano empezó una de las etapas más importantes de su vida, se creó una formación de buenos jugadores de tenis de mesa, lo que junto a los estudios y la familia fue muy importante para su vida. Antonio Cevallos Hugo y Luis Ruiz y otros también compartieron su afición por el tenis de mesa.

– ¿Como justificas la presencia de varios periodistas provenientes de tu provincia?
D.LUCERO: Tiene que ver con la vocación que cada uno ha ido eligiendo. Es una grata coincidencia encontrar en medios periodísticos a compañeros del Carchi. Ha habido mucha vocación y deseo en los colegas de entrar a los medios. Jacinto Landázuri ya fallecido hizo carrera en Guayaquil a pesar de ser carchense, es uno de los referentes para el periodismo deportivo, incluso algunos de los compañeros no se han conocido en la provincia y se ha encontrado en los medios de comunicación.

– En una palabra, ¿Cómo definirías al periodismo deportivo y por qué?
D.LUCERO: “Pasión”. Si estas en algo que no lo quieres con el corazón difícilmente no te va bien. A veces la rutina te puede hacer desistir pero en seguida te vas retroalimentando con el apoyo de la gente. Quienes estamos en esto nos vamos nutriendo de la información diario, se puede volver rutinario pero es algo con lo que vas creciendo.

– ¿Cómo ves al periodismo deportivo de aquí en cinco años?
D.LUCERO: La parte tecnológica nos obliga a seguirnos preparando, cada día es una responsabilidad informar. Hay cosas que han afectado al periodismo deportivo en el país, hay periodistas que han pasado de ser periodistas deportivos a ser “periohinchas” y se va perdiendo la esencia de lo que es estar una transmisión o una cabina de radio. El periodismo puede ir evolucionando con una corresponsabilidad.

El decidirse por el relato es un pregunta que le varias veces ha escuchado, empezó en radio quito y con el tiempo empezó a relatar y le agarro gusto. No le atrae comentar, aunque le guste. Narrar es cuestión de estilo para este periodista de Ecuador TV. Tuvo la oportunidad de rodearse de grandes relatores en los años 90 como Cristian Caiza o Los Machado. Sin embargo, cada día implementa una nueva característica en su estilo que lo caracteriza.

– ¿Cuál es tu apreciación final para los futuros periodistas deportivos?
D.LUCERO: No hay que desmayar en los objetivos y sueños que cada uno tiene. Puede ser que los medios de apertura a gente nueva, a veces los medios abusan de los estudiantes que aun no se gradúan, los Medios abusan de su talento. Tú puedes tener a varios periodistas jóvenes pero no todos pueden tener la calidad de estar en el periodismo deportivo. El periodismo deportivo es una profesión es muy linda y dura. Y si tienes pasión debes seguirla. Puede resultar difícil seguir en este medio, hay puertas que se te pueden cerrar pero no por eso deben desmayar. En las aulas no nos formaron para ser vendedores de publicidad y hay medios que dicen no te podemos pagar así que vende publicidad y para eso hubiéramos escogido otra carrera. A veces no hay oportunidades, pero hay que insistir, demostrar y abrirse espacio. Demostrar las condiciones que uno tiene para irse determinando de lo que puede uno ser capaz.