En un partido no tan amistoso, Ecuador venció 3 – 1 al seleccionado de Honduras. Ecuador presentó un equipo joven, lleno de “caras nuevas”, que dejaron una buena impresión en conjunto del juego de la selección nacional. Por su parte, Honduras mezcló la experiencia con la juventud, lo que le dio resultado por su buena presentación de esta noche en el estadio George Capwell.

Ecuador empezó bien el partido, con ímpetu y buenas jugadas, pero que se fueron diluyendo con el paso de los minutos. En Honduras brilló su férreo marcaje, ya que la ofensiva de la selección nacional terminaba bien neutralizada por los centroamericanos. Esta presión alta de los dirigidos por Jorge Luis Pinto, dio resultado promediando la mitad del primer tiempo, cuando Ayrton Preciado devolvió mal un pase de Matías Oyola que complicó a la defensa Ecuatoriana, y E. Andino ingresó en el área y abrió el marcador ante la desconcentración de Ecuador. Así, terminó la primera etapa. Ecuador quería pero no podía, Honduras disfrutaba del partido.

Ninguna de las selecciones hizo cambios para la segunda etapa, Honduras continuaba con su buena presentación y orden complicando el juego de Ecuador. En un tiro libre recostado sobre la derecha, Matías Oyola asistió a la cabeza de Marcos Caicedo, quien puso la del empate para algarabía del público al minuto 54. A partir de ese momento, las hostilidades del público se convirtieron en apoyo, y el “si se puede” empezó a escucharse en el Capwell. Los jugadores, recibieron ese apoyo y esa fe de su gente, y cinco minutos más tarde, Robert Arboleda puso la segunda y la tranquilidad después de un tiro de esquina muy bien ejecutado por Gabriel Cortez.

Después de esta alegría vinieron los cambios. Honduras intentó reforzar su delantera en busca del tanto del empate, mientras que Ecuador ya más tranquilo buscaba tener la pelota para seguir causando daño en la portería centroamericana. El choque de estas intenciones de juego, hizo que el partido se caliente, en donde se empezaron a mostrar las primeras tarjetas amarillas para los dos equipos. Máximo Banguera que había ingresado por Esteban Dreer, hizo un saque muy largo bien pivoteado por Michael Estada, quien habilitó a Marcos Caicedo y éste a José Francisco Cevallos Jr, quien selló la victoria de Ecuador y borró cualquier intento de reacción de Honduras.

Des esta forma, Ecuador se llevó la victoria y mucha lecciones futbolísticas, muchos jugadores interesantes, y lo más importante, dejó a la gente tranquila, quien gritó con mucha emoción los goles de Ecuador. Fueron de gran actuación Esteban Dreer, Robert Arboleda quien ganó todo en el juego aéreo incluso anotando un gol, Matías Oyola por su entrega y por no dar una pelota por perdida, Marcos Caicedo por sus asistencias y Michael Estrada, quien la buscó toda la noche, pero que no pudo marcar. Honduras dejó una buena impresión, es un buen equipo, un gran equipo, muy ordenado y firme en la marca. Pero Ecuador jugó en casa, y sintió el apoyo de su gente desde las gradas. Hay unión en los muchachos, hubo gol, hubo fiesta, ganamos.