Hace 75 años (17-01-1942) nació en Louisville, Kentucky, el ex boxeador estadounidense Cassius Marcelus Clay, considerado por muchos como el Mejor pugilista de la historia. Cuando se convirtió al islamismo cambió su nombre a Muhammad Alí. Obtuvo la Medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma en 1960 en la categoría de los semipesados, y cuatro años más tarde, a los 22 años, fue Campeón del mundo en el peso completo al derrotar a Sonny Liston por KO técnico.

Cuatro meses después fue despojado del título por irregularidades en la organización de la primera pelea, y se programó la revancha con Liston en mayo de 1965. Alí triunfó otra vez por KO. En 1967 fue suspendido por negarse a formar parte de las Fuerzas militares estadounidenses en el conflicto de Vietnam. También fue un ícono en la reivindicación de los derechos de los afrodescendientes en Estados Unidos. Volvió a los cuadriláteros en 1970, y cuatro años más tarde, reconquistó los títulos mundiales de los pesos pesados al vencer en Kinshasa, Zaire, a George Foreman.

Tras algunas defensas, en febrero de 1978 perdió los cetros ante León Spinks, los mismos que recuperó ante el mismo rival, en el mes de septiembre del mismo año. Se retiró en 1980. Años después le detectaron la enfermedad de Parkinson, mal que lo acompañó hasta el día de su muerte, el 3 de junio de 2016 en Arizona. Históricas fueron sus combates ante Liston, Ken Norton, Joe Frazier y Foreman. En su carrera profesional acumuló 61 peleas, con 56 triunfos, 37 por la vía rápida, y 5 derrotas.
“Vuelo como una mariposa, pero pico como una avispa”, frase célebre de Alí.