¡Cuesta arriba para Ecuador en las Eliminatorias Sudamericanas!

0
351

Sin bien todos somos conscientes de que Ecuador no venía demostrando su mejor fútbol por diferentes factores en las anteriores fechas de eliminatorias, el optimismo reinaba en la mayoría de ecuatorianos antes de esta doble fecha de eliminatorias, sabíamos que eran partidos claves en nuestro afán de seguir sumando puntos que nos acerquen a Rusia.


Foto: A puro gol

En el partido frente a Paraguay, un rival que en la anterior fecha fue goleado por Perú en su propia casa algunos vislumbraban un partido en el que la Tri pueda regresar con al menos un empate sin embargo no fue así, nuestros “propios errores” como lo llama el Profesor Quinteros nos costaron un partido en el que la selección nunca encontró su juego y por el contrario cada vez estamos más lejos de esa identidad futbolística que nos tenía acostumbrados de juego veloz por las bandas, buen toque en el medio campo y últimamente pressing en el área rival.

Los errores defensivos y la falta de comunicación entre arquero y defensa fueron demasiado evidentes en el primer partido, teniendo como principal responsable de los goles paraguayos al golero Esteban Dreer, quien fue titular considerando que es quien ha tenido más regularidad a pesar de que no ha demostrado estar en un buen nivel con su equipo.


Foto: El Bocón-Perú

En el análisis ya en conjunto con el partido frente a Colombia otro problema es la falta de generación de juego, responsabilidad que cae sobre Cristian Noboa sin él ser precisamente el llamado a cumplir esta función y en partidos como ante Paraguay donde tiene que preocuparse más por la marca no aparece quien le ayude en la función de conectar el medio campo con los otros volantes y delanteros.

Ayer el fútbol de Ecuador evidenció aún más la falta del volante del Rostov, quien empieza a gestar el juego en la primera línea de volantes, con sus cambios de frente y pases a profundidad brindando una salida clara, además de su buena pegada de media y larga distancia. Ayer carecimos de alguien que asuma su lugar con un Orejuela apagado que solo lateralizaba el juego y un Oyola que intentó pero no alcanza para suplir el trabajo de Noboa que casi siempre es la aduana ecuatoriana y todos los balones pasan por sus pies.

La defensa en un retroceso demasiado lento, tanto Mina como Caicedo les costaba llegar a las jugadas, están lejos de ser la pareja de centrales que logró en Vicecampeonato de América con Independiente del Valle incluso el Kunty con una expulsión innecesaria cometiendo una falta fuerte cerca del área rival. Ayoví y Pineida fueron superados con facilidad por la velocidad y movilidad de los colombianos y así fueron que se generaron las dos jugadas de los goles rivales.

Un Antonio Valencia al que sus ganas de comerse la cancha se convierten en desesperación al ver como no logra conectarse con sus compañeros y al que los rivales siempre tratan de incomodarlo para que no pueda conducir el balón a su antojo por la banda derecha. Además de que no se contó con los puntos de apoyo que son la salida de los laterales y acompañamiento de los volantes. Ayer ese oficio no se plasmó con un Ángel Mena totalmente desaparecido en el primer tiempo que intentaba rotar de posición con Enner Valencia pero ninguno de los dos se sentía cómodo jugando en la posición de volante por izquierda y con un Marcos Caicedo que tampoco tuvo muchas opciones de recibir el balón y generar peligro en el área rival.

Y por último se nota la irregularidad que vienen teniendo nuestros delanteros en sus clubes ya que se evidencia en gran parte del partido su falta de precisión, dinámica, movilidad, diagonales, desmarques y toda esa compilación que permita crear espacios y opciones de gol.

Virtudes de Colombia:

EFECTIVIDAD

Colombia hizo 2 goles en 3 o 4 llegadas en el primer tiempo del partido, no es fácil tener una gran contundencia, pero sí es muy necesario ser lo más certero posible en duelos tan cerrados como los de la eliminatoria y sin duda que hacer el primer gol siempre aclara el panorama y evita tener que remar contra la corriente.
Taponar los costados.

Debe ser de los partidos de Ecuador en los que menos opciones de gol generó, eso a que Antonio Valencia estuvo con una sólida marca y por el costado izquierdo ninguno de los volantes improvisados en esa posición logro cumplir el trabajo que se requería.

UN CEREBRO

James Rodríguez fue el encargado de asumir ese papel con la ayuda de los dos volantes de primera línea y que tenía claro cuándo hacer una pausa y cuando acelerar contando con el apoyo de Cuadrado quienes tenían completamente clara la misión encargada por Pekerman, dejando una vez más en claro que la altura no gana partidos.

Ahora con los resultados obtenidos más que preocuparnos de los rivales directos que tenemos en las últimas cuatro fechas lo que debemos pensar es cómo vamos a mejorar si queremos llegar al mundial 2018, con un equipo y entrenador que evidencian carecer de ideas al momento de buscar el arco contrario, una defensa desordenada y una desconexión entre líneas.

Escrito por: Esteban Navarrete-Dirección de Deportes Olimpiadas Especiales Ecuador

Foto: El Universo

@josemihe