El Celta de Eduardo Berizzo hace historia pasando por primera vez a semifinales de una competición europea. Los hombres del Toto igualaron 1-1 ante Genk en la revancha en Bélgica por la Europa League y gestionaron con mucho oficio el 3-2 de la ida para dar un salto de competitividad a un plantel que demanda títulos como recompensa a su juego y su esfuerzo.

Los gallegos, con el once de gala, no sufrieron en defensa mientras Sisto era protagonista en ataque junto a Iago Aspas, completamente marcado, y un John Guidetti con molestias que tuvo que retirarse del terreno de juego en la primera parte. Claudio Beauvue entró en su lugar y entregó su tarjeta al Genk con un acrobático remate que Ryan despejó con esfuerzo.

El guión se mantuvo hasta la hora de partido, cuando Pione Sisto quebró el cero en el marcador con un gran golpeo desde fuera del área tras una buena jugada individual. Genk, lejos de venirse abajo, se rehizo y logró empatar con gol de Trossard tras un despiste de Cabral en un partido que se volvió loco en pocos minutos.

Tras ese gol, Genk volvía a necesitar solo uno más para pasar a semifinales, y el equipo se conjuró con la afición local para intentarlo hasta el final ante un Celta que se defendía como podía.

Finalmente, Celta se puso el traje ganador para hacer historia y pasar por primera vez a semifinales de una competición europea, en este caso la Europa League, y vuelve a estar una vez más cerca de un título con el que todos sueñan en Vigo.