¡Barcelona tropieza ante Málaga y desaprovecha el derbi madrileño!

0
237

Había empezado bien el sábado para Barcelona con el derbi de Madrid. El empate del Real en el Santiago Bernabéu le daba la posibilidad a los catalanes de depender de sí mismos en la lucha por el título, pero la visita a Málaga sería más compleja de lo esperado.

El conjunto de Luis Enrique no debía darse el lujo de jugar en La Rosaleda pensando en Turín. Sin embargo, con Juventus a la vista, las cosas no comenzaron bien en la noche malagueña.

Primero por Luis Suárez, que amenazó con ser reemplazado por posible lesión. Después por Carlos Kameni, que le tapaba al uruguayo un pie a mano clarísimo. Enseguida porque André Gomes se dormía tras una genial asistencia de Leo Messi. Y más tarde porque Sandro Ramírez, sobre los 35 minutos de la etapa inicial, amargaba a su exequipo tras una larga carrera sin rivales por delante. El delantero de 21 años, que llegó libre a Málaga tras no ser tenido en cuenta por los azulgrana, también llegaba libre al área de Ter Stegen, al que batía con un lento Mathieu viéndolo todo desde cerca.

Ingresaron Iniesta y Sergi Roberto para la segunda parte reemplazando a Denis y Mathieu, respectivamente. Pero el Barça seguía sin parecerse al que había arrollado a Sevilla en el Camp Nou tres días atrás. Agotaba los cambios Luis Enrique sacando a Paco Alcácer por André Gomes a media hora del final, mientras Neymar tiraba afuera un cabezazo sin Kameni en portería antes de ser expulsado por doble amarilla. El tiempo se moría para el vigente campeón de La Liga, que jugaría con diez hombres el resto del partido.

Un gol mal anulado a Málaga por presunto fuera de juego de Peñaranda favoreció a Barcelona, que un par de minutos después sería perjudicado: una infracción dentro del área sobre Sergi Roberto no fue sancionada con penal. Esa falta la volvía a desperdiciar un errático Messi. Y en el enésimo contragolpe que tuvo el equipo local, Jony iba a sentenciar el encuentro.

Así las cosas, el Barça insiste en tirar La Liga y Real Madrid, que veía con malos ojos el empate ante el Atlético, tiene mucho para celebrar.